Buscar este blog

05 junio, 2011

¿A QUIÉN SE AYUDA EN GRECIA?

¿A quién se ayuda en Grecia?

3 Junio 2011

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC
http://www.attac.es/a-quien-se-ayuda-en-grecia/

En el discurso hegemónico promocionado por el establishment europeo, impregnado de valores conservadores y liberales (en realidad neoliberales) que alimentan las políticas públicas del Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, se presenta la transferencia de fondos europeos a Grecia como ayuda de la UE a este país (así como a Portugal e Irlanda, con la posibilidad de añadir más tarde a España) al que se considera que tiene dificultades como consecuencia de no haber gobernado bien sus finanzas. La condición para que Grecia reciba tal “ayuda” es que imponga a su población toda una serie de políticas durísimas, que exigen recortes muy sustanciales de gasto y empleo público, así como dilución e incluso eliminación de derechos sociales y laborales que este país había conseguido a lo largo de su período democrático (Grecia, como España y Portugal, tiene un pasado dictatorial).

Estas medidas, junto al descenso de los salarios (que está implicando un descenso muy marcado del nivel de vida de sus clases populares), hacen que esta “ayuda” se perciba más como un castigo (por su supuesta indisciplina) que no como una “ayuda”. En cualquier caso, bien sean percibidas como un castigo o como una ayuda, el hecho es que estas políticas se presentan como inevitables y necesarias, negando la posibilidad de cualquier otra alternativa.

Es urgente y necesario que se conozca que toda esta narrativa se basa en una serie de supuestos claramente erróneos y/o falsos. En primer lugar tal supuesta “ayuda” es más una ayuda al sistema financiero europeo (tal como está establecido en este momento) que no una ayuda a las clases populares de estos países, cuyo bienestar y calidad de vida se verán negativamente afectadas por tales políticas por muchos años. La deuda total de Grecia corresponde en un 50% del PIB a deuda pública y un 50 % del PIB a deuda de los bancos griegos. De la deuda pública, los bancos griegos poseen un 15%, otras instituciones griegas poseen un 4% y el resto los bancos alemanes y franceses (los bancos de otros países tienen un porcentaje muy bajo). De estos datos se deduce que el colapso del estado griego, es decir, su bancarrota crearía un problema grandísimo a los bancos alemanes que poseen la mayoría de los bonos públicos del Estado griego. En realidad, y tal como ha señalado Mark Weisbrot en su debate con Paul Krugman en las páginas del The Guardian (13.05.11); sólo la bancarrota de Grecia significaría la posibilidad de que mayores bancas alemanas colapsaran creando un problema mayor en el sistema financiero europeo.

Grecia, por lo tanto también tiene poder en sus manos, pues en su renegociación de la deuda (lo cual es inevitable), podría amenazar con ir a la bancarrota, lo cual forzaría concesiones de la banca alemana. La bancarrota preocupa enormemente a los bancos y ello le da un gran poder de negociación. La amenaza de salir del euro pues, es una amenaza que debe considerarse, pues tiene enormes implicaciones para los propietarios de la deuda, pues la revaloración de la deuda puede significar grandes pérdidas para las bancas alemanas.

En realidad, si la UE quisiera, podría ayudar a Grecia. Y una manera es que el Banco Central ayudara a Grecia en la misma manera en que está ayudando a los bancos, a los cuales les presta dinero al interés de un 1% para que puedan comprar deuda pública de Grecia al 9%. El BCE también podría crear eurobonos en lugar de dar ayuda a los bancos. El que no lo haga es porque pone como primera prioridad el salvar a los bancos y no a los países. Pero estos países tienen más poder del que parecen ser conscientes. El amenazar a salirse del euro es uno de ellos.

4 comentarios:

montañés dijo...

buenisimos los desbroces anti pensamiento unico que ofrece este señor, deberian incluirse ya en los planes de estudio de nuestros bachilleres y ESOS.

Anónimo dijo...

El autor del articulo, Vicens Navarro ¿de que trabaja en el Consejo Cientifico? ¿De bedel? Porque sus conocimientos sobre politica economica no dan para mucho mas...

Anónimo dijo...

No digas más, sacasteis abono juntos de la misma cuadra.

Biografía

Se exilió de España por su lucha anti-franquista, pasando por universidades de Suecia (Uppsala y Estocolmo), donde estudió Economía Política; Gran Bretaña (London School of Economics, Oxford y Edimburgo), donde estudió Políticas Públicas y Sociales; y EEUU (Johns Hopkins University), donde se doctoró en Políticas Públicas y Sociales el 1967. Allí también fue nombrado profesor y posteriormente catedrático de Políticas Sanitarias y Sociales, Políticas Públicas y Estudios Políticos desde el año 1977.

Ha sido asesor de la Organizacion de las Naciones Unidas, de la Organizacion Mundial de la Salud y de muchos gobiernos del mundo:el gobierno chileno de Unidad Popular, presidido por Salvador Allende, y el gobierno cubano (sobre la reforma sanitaria), del gobierno socialdemocrata sueco, de varios gobiernos estadounidenses como el de Bill Clinton y también del Congreso de EEUU; así como de las Naciones Unidas y de organismos nacionales e internacionales.

En la actualidad es catedrático de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona), profesor de Políticas Públicas, en la Johns Hopkins University (Washington, DC, EEUU) y dirige el Programa en Políticas Públicas y Sociales (conjunto entre la Universidad Pompeu Fabra y The Johns Hopkins University).

Además dirige el Observatorio Social de España, una red de académicos e investigadores de varias universidades, expertos en el estudio de diversas áreas del Estado del Bienestar.2

Actualmente es el rector emérito de la Universidad Progresista de Verano de Cataluña (Universitat Progressista d'Estiu de Catalunya, UPEC).

Anónimo dijo...

De bedel dice el tío...
Ese sí que es un buen argumento, sí señor.

Este debe ser forofo de Cachuli y Ruiz Mateos. Así nos va.

Querido anónimo, intenta utilizar el cerebro.
¡Ah no! que eso puede llevarte a tener opiniones propias. ¡Con lo agotador que es eso!