Buscar este blog

07 noviembre, 2011

RIAÑO: LA FERIONA

Foto: Salvador González
Un frío que espanta
Las bajas temperaturas restan vistantes y ganado a la ‘feriona’ de Riaño.

JOSÉ MARÍA CAMPOS | RIAÑO 07/11/2011
diariodeleon.es

Riaño celebró ayer la tradicional feria de noviembre que como todos los años congrega a numeroso público de la comarca, la provincia y provincias limítrofes. En esta edición al coincidir con fin de semana se esperaba la llegada de tanto público como en otras ediciones pero el mal tiempo, sobre la lluvia y el frío han influido en la menor presencia de gente y sobre todo de puestos.

Esta feria celebraba la quinta edición del concurso de ganado vacuno y caballar así como un concurso de perros mastines. Menos de un centenar de reses se dieron cita en el recinto ferial de Riaño. El concurso establecía dos premios para cada sección, aún así los ganaderos no se animaron a mover el ganado dado que la gran mayoría de las reses están en los puertos. También se dieron cita reses de ovino y caprinos. A pesar del poco ganado se pudieron ver buenos ejemplares sobre todo en caballar, especie en la que hay muy buenos ejemplares en la montaña de Riaño. Desde hace unos años son las reses de caballar las que cada vez van aumentando en número y en calidad, y las que se dan cita en mayor número en la feriona de Riaño.

El mal tiempo trastocó el día de la feriona de Riaño ya que no solo afectó al número de visitantes sino que a primera hora de la tarde el fuerte viento obligó a la mayoría de los puestos a recogerse. Y lo mismo paso con el ganado ya que los ganaderos retiraron las reses a medida que la gente iba abandonando la zona del recinto ferial por el frío y la lluvia.

Es evidente que el concepto de esta feria de noviembre de Riaño ha cambiado a lo largo de los años dado que desde su puesta en marcha era la cita de los ganaderos de la montaña de Riaño para realizar la compra-venta de ganado dado que los ganaderos tenían sus reses estabuladas en cuadras y la feria permitía poder vender reses. Entonces en la feria era normal ver muchos tratantes de ganado junto con la figura del intermediario que era el encargado de dar por cerrado los tratos en el dinero que se pagaban por las reses. Otra de las funciones de esta feria de Riaño era tener un día para adquirir muchos de los productos agroalimentarios necesarios para pasar los largo inviernos en los pueblos de la montaña que entonces eran muy difíciles por las abundantes nevadas que caía. La falta de máquinas para quitar la nieve hacía que muchos pueblos permaneciesen semanas incomunicados. Por ello era necesario aprovisionarse. También otra de las funciones de la feriona de Riaño era vender algunos de los productos que los ganaderos y agricultores tenía como fruto de su trabajo en el campo. En muchas ocasiones no existía la compraventa de productos ya que se realizaban trueques o intercambios. Con el paso de los años, la apertura de las comunicaciones y la decadencia de la ganadería la feria se ha convertido en un lugar de encuentro para pasar el día, hacer algunas compras necesarias en los puestos ambulantes o disfrutar de una comida montañesa en los diferentes restaurantes de la comarca.

1 comentario:

agustín lasai rodríguez dijo...

Hola, solo comentar que en las etiquetas que tenéis para búsqueda de noticias (MONTAÑA ORIENTAL, SAN GLORIO) muchas de las noticias no salen. Os aconsejamos que pongais: Riaño, Montaña de Riaño...por ejemplo.
Saludos y calderos para todos