Buscar este blog

13 octubre, 2010

EL AGUA POR ENCIMA DEL PUENTE

Reportaje | emilio gancedo
El agua por encima del puente
El historiador Siro Sanz pide que se desmonte y se traslade la valiosa pontona de Pedrosa, de origen romano y que permanece intacta bajo las aguas de Riaño.
13/10/2010
El patrimonio histórico leonés está a veces a la vista, bien palpable, y en otros casos permanece oculto o pasa desapercibido. En este caso aparece sólo en algunas ocasiones, periódicamente. Es el gran puente de Pedrosa del Rey, oculto durante buena parte del año bajo las aguas del embalse de Riaño, de las que emerge en épocas de sequía para mostrar su poderosa factura de origen romano y sus reconstrucciones sucesivas, así como sus tres ojos, el más amplio de airosas líneas ojivales.

El historiador montañés Siro Sanz García, que ha investigado el origen y vicisitudes históricas del monumento, ha pedido la salvación del mismo: «Es contra natura que las aguas pasen por encima de los puentes. Súbase un poco más arriba, junto a la ermita de Santo Tirso; el lugar se convertirá en un pequeño museo al aire libre y devolverá la obra a su prístina naturaleza. El innegable interés histórico y artístico del puente reclama una intervención urgentísima, pues es un bien patrimonial de primer orden y, como tal, un activo económico susceptible de ser aprovechado y optimizado dentro de un espacio turístico».

El pueblo de Pedrosa del Rey, donde se ubicaba esta construcción, ya no existe, pues fue destruido por completo, arrasado hasta los cimientos junto a los otros ocho pueblos del valle de Riaño incluida su capital, en 1987, con objeto de colmar uno de los embalses más colosales y desmesurados de Europa.

Pero no era la primera vez que la villa pasaba por el trance del exterminio. «El año pasado se cumplió el segundo centenario de la quema de Pedrosa y Boca de Huérgano a manos de los franceses (4 de abril de 1809), quienes también fusilarían junto al puente al capellán de la parroquial de San Martín, don Manuel Rodríguez -"explica Sanz García-". La quema se hizo concienzudamente, casa por casa, con prohibición expresa de sacar nada de ellas, en castigo a la protección dada a las tropas de Juan Díaz Porlier, el Marquesito , que tenía en Pedrosa su cuartel general».


Puente sin río. «Después del incendio, los paisanos regresaron, techaron de nuevo las paredes de piedra, esqueleto de lo que el pueblo había sido, y regresó la vida a las calles de Pedrosa del Rey», añade Sanz. De la catástrofe más reciente, el derribo completo del pueblo un 22 de julio de 1987, parece más difícil que se recupere. «Aquello se hizo con una saña impropia de los tiempos y del marco democrático en el cual España se desarrollaba», opina el historiador, autor de obras como Origen y misterio de los nombres del agua en el concejo de Cistierna .

Y es que esta pasarela, que dio nombre al pueblo desde la Edad Media (consta como Pedrosa de la Puente o de la Ponte ), hunde sus cimientos en época romana. «Casi todos los estudiosos que se han ocupado del tema coinciden en afirmar que en este paso existió desde época romana un puente, por el cual cruzaba la calzada que venía del valle del Cea, y atravesaba el puerto del Pando para bajar a Tierra de la Reina, donde enlazaba con la calzada del Esla», dice, para continuar que esa romanidad «permanece en muchas de sus piedras, reutilizadas desde entonces en las diversas restauraciones llevadas a cabo desde la Edad Media hasta el siglo XVIII. Así es que aparecen marcas en sus sillares, como cruces, letras y números romanos. En uno de ellos , por ejemplo, se distingue perfectamente VI». Para Sanz, podrían corresponder a la Legio VI, «una de las legiones que participaron en la guerra cántabro-astur, donde obtuvo los apellidos Victrix e Hispana , la misma que junto a la V Alaudae y la X Gemina levantarían campamento en León antes de la Legio VII».

La propuesta de trasladar el monumento piedra a piedra no es en absoluto ajena al valle, pues ya se trasladaron así, hasta el Nuevo Riaño, la iglesia de La Puerta y la propia iglesia de Pedrosa del Rey.

3 comentarios:

agustín lasai rodríguez dijo...

Es nuestra obligación denunciar, reclamar. Exigirnos hacer lo que debemos, con la tierra madre que nos ha parido. Gracias Siro Sanz.
Ese puente somos nosotros.
Vaciemos ese maldito pantano y volvamos a donde nunca debimos consentir que nos echaran.
Saludos

Anónimo dijo...

Tienes razón, Agustín. Yo "secaría" el pantano, devolvería las tierras a sus legítimos, llegaría a un acuerdo con ellos para poner parques de silicio desde San Tirso hasta La Puerta (y aerolitos en las crestas, en donde el puto centro de esquí fascista de Lechada) y a vivir de las rentas sin trabajar...

Eso si yo fuese Iberdrola, claro, que soy muy respetuoso con el urogallo...

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=559217

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=559215

Anónimo dijo...

Recuperar el puente bajando hasta él la cota del pantano