Buscar este blog

18 septiembre, 2011

HOMENAJE A GONZALO EL DE HORCADAS

HORCADAS
Un homenaje por repartir sonrisas
Gonzalo Valbuena se ganó a los vecinos por su trato amable y su apoyo al deporte.

JOSÉ MARÍA CAMPOS | CISTIERNA 18/09/2011
diariodeleon.es

Los vecinos de Horcadas y muchos de Argovejo se dieron cita en el pueblo para homenajear a Gonzalo Valbuena Fernández, un personaje singular y peculiar que cuando hablas con él todo te parece más sencillo. Las complejidades de la vida parecen desvanecerse ya que él siempre está con una sonrisas que ha cautivado a quienes le conocen y a quienes se detienen a hablar con él. Es una persona que ha llevado y lleva la alegría por donde va. Y sobre todo es «Gonzalo el de Horcadas», que es como se le conoce en toda la montaña oriental leonesa.

Nació hace 82 años en el seno de una familia trabajadora. Hijo de Florencio y la tía Martina, compartía con sus padres las labores del campo y la ganadería. Trabajador incansable hasta que llegaba el fin de semana y en los periodos veraniegos aparecía en todas las fiestas y verbenas, era un asiduo colaborador de las actividades deportivas. Siempre que estaba Gonzalo todos los chavales decía, «ya hay árbitro». Nadie le discutía nada, aunque alguna vez se equivocase en sus decisiones, porque Gonzalo era muy respetado por todos los chavales de la montaña. Este amor al deporte ha hecho que sus vecinos le hayan puesto su nombre al área recreativa de Horcadas. Como dijo en el homenaje el concejal independiente, natural de Horcadas, Berto García. «Gonzalo jugó con los de su generación, con las generaciones siguientes, y con la generación de nuestros hijos. Siempre que puede está en la pista polideportiva con los chavales». El alcalde de Riaño, Javier Fernández, le hizo entrega de una placa al igual que los vecinos y la junta vecinal. Al final todos los vecinos se juntaron entorno a Gonzalo para degustar una gran paella popular.

A Gonzalo le gusta hablar con la gente y compartir cosas o anécdotas de sus años pasados. Por ello cada mañana sube con su andador hasta el cruce de Horcadas donde está horas viendo pasar coches. Y todo el mundo le pita o le saluda. Tal es la fama que hay grupos en Facebook con el nombre «yo también pito a Gonzalo al pasar por Horcadas». Muchas veces la fama se consigue con la sencillez.