Buscar este blog

20 mayo, 2014

UN VECINO DE RIAÑO RESCATA UNA UROGALLINA EN LAS SEÑALES

¿Es un pato? ¡No, es una urogallina!

Un vecino rescata a un ejemplar en Riaño, donde la especie está al borde la extinción, y lo entrega al Guarda Mayor .

  • ¿Es un pato? ¡No, es una urogallina! -
    ¿Es un pato? ¡No, es una urogallina! -
          m. carnero / j.m. campos | león 20/05/2014 
         diariodeleon.es
 
Cuando cada vez son más las informaciones que alertan sobre la delicada situación del urogallo cantábrico en la provincia de León, surge una historia con la que se recupera en parte la esperanza sobre esta singular especie declarada en peligro de extinción. «Es más fácil que te toque la lotería que encontrar un urogallo, y algunos tenemos mucha suerte». Con este entusiasmo, Carlos Álvarez Alvarado, vecino de Riaño, pero residente en San Sebastián, cuenta su particular experiencia con esta especie. Este hombre se encontraba recientemente paseando junto a su mujer Maribel cerca de Las Señales, y disfrutando de su gran pasión, la fotografía, cuando oyó a su esposa gritar diciendo que le perseguía un pato. Cual fue su sorpresa cuando se acercó a auxiliar a su mujer y se encontró con que el supuesto pato era una urogallina, a la que comenzó a fotografiar con la emoción de saber que se está ante un animal en serios problemas de extinción, de hecho se daba prácticamente por desaparecido en la zona de Riaño, y que encima es muy difícil de avistar, ya que se trata de un ave muy asustadiza.

Al ver que no volaba, y ante el temor de que le pudiera pasar algo, como ser atacada por otra especie o por algún cazador furtivo, la cogieron. «Fue una odisea, pero gracias al chubasquero de mi mujer y a mi habilidad con los animales la capturamos», cuenta. Otra odisea, según cuenta, fue trasladarla en el coche, donde al final la metieron para llevarla al centro interpretación de Lario, que estaba cerrado. Entonces se trasladaron a Riaño, con el animal metido en una caja de cartón, donde lograron localizar al Guarda Mayor del parque, que finalmente se hizo cargo del animal, que quedó bajo su custodia.

Sin duda que la hazaña de este vecino de Riaño es todo un mérito dados los problemas que actualmente tiene esta especie para salir adelante. Aunque en 1979 se prohibiera su caza, el urogallo ha estado históricamente amenazado por la acción de los furtivos y también por su propio entorno, ya que es una especie que se encuentra en la cadena trófica, lo que le hace estar en el punto de mira de muchas especies. Además hace sus puestas en el suelo, lo que explica su escaso éxito reproductor.

La situación límite del urogallo cantábrico motivó que en Castilla y León se aprobara el Plan de Recuperación y se dictaran medidas para su protección y ha llevado a que desde la Unión Europea se haya puesto en funcionamiento el Proyecto Life Urogallo Cantábrico, que busca la reintroducción de la especie a través de ejemplares criados en cautividad.

La población de urogallo se encuentra en una situación límite, con su población delimitada en dos áreas diferenciadas y separadas geográficamente. En la subpoblación oriental, en Picos de Europa y en las inmediaciones del Parque Natural de Redes, la especie tiene muchas dificultades para recuperarse debido al mínimo número de ejemplares existentes. Por contra, la subpoblación occidental, localizada en Omaña, Laciana y Alto Sil, es la que alberga más esperanzas de mantenimiento y recuperación ya que aunque sean pocos cuenta con suficientes efectivos para su subsistencia.

2 comentarios:

Faed Nauh dijo...


¿Y a don Carlos Álvarez Alvarado no se le ha aplicado el artículo 334 del vigente Código Penal y a doña Maribel, su señora esposa, un ansiolítico?

Anónimo dijo...


Al gilipoyas ese tenian que detenerlo. ¿Si llega a encontrarse con el oso lo hubiese metido al maletero? y la idiota de su mujer gritando que me come un pato que me come un pato!!!!!! Hay mas anormales que capilotes. 300m más de cemento en Remolina hacen falta.